“Podemos” (hacer que nos gobierne una nueva “casta”)

Como soy patriota y quiero a mi país, no puedo dejar de expresarle mis condolencias. Lo digo porque ya históricamente – repasen por favor los hechos históricos más que la Historia (esa que nos cambian en cada escuela a son del interés aldeano de turno) – el fenómeno de “Podemos” se repite, no es nada nuevo y muchos otros antes lucharon contra “la casta”. Repasen los discursos parlamentarios de la España de los treinta, aunque se pueden citar hechos mucho más antiguos, con grupos que preconizaban el fin de la clase política, de la alienación, de la eliminación de la burguesía, del poder para el pueblo y por el pueblo, etc. Resulta sumamente atractivo en este momento luchar contra la casta, esa especie de grupo de privilegiados culpables de la desigualdad, de la falta de empleo, de “los vuelos o barcos de deportación de inmigrantes” (punto 4.3 del programa de Podemos), “de los programas contra la inmigración” (4.3), de la deuda hipotecaria de muchas familias “con dificultades para afrontar el pago de los préstamos” (3.7), de que muchas más personas de las que parece se compraran el chalé (bungalow, etc.) sin ninguna necesidad con dinero que les prestó el banco y ahora no puedan devolverlo, y por supuesto que la casta también es culpable de que vengan miles de inmigrantes a nuestro país y no se les reconozca la “Libre circulación y elección de… residencia y… garantía de plenos derechos…” (4.3), etc., y de muchas cosas más. La casta es culpable de todo y hay que luchar contra ella. Por cierto que Orwell ya lo expresó muy bien y su visión fue muy anterior a 1984.

 

No quiero hacer largo el discurso porque la estafa de este partido político, básicamente, descansa en lo siguiente: luchemos contra la casta, que ya crearemos nosotros una nueva si llegamos al poder. De hecho, su propio programa político es prueba de lo anterior. Así, por citar un punto, cuando afirma la “… supeditación (del Banco Central Europeo, nada más y nada menos) a las autoridades políticas…” (1.3), es decir a la casta, sean los actuales o se supone que ellos si llegan al poder (y la materia humana con poder es la misma, es decir, se comporta de la misma manera). O por ejemplo, cuando afirma la incorporación de sus viviendas “… al parque público…” (3.7) que ya lo gestionará alguien (otra casta y nadie se va a aprovechar de su posición para llenarse los bolsillos, éste es un país de personas mayoritariamente honestas que nunca se llevarían un euro al bolsillo procedente del “parque público”).

 

Y es que la casta, esos desalmados que mandan, es consustancial a todo sistema político. Alguien tiene que mandar y, afortunadamente, hay mecanismos en el sistema para controlar, lo que ocurre es que muchas veces nadie se atreve a actuarlos y muchos que pueden (políticos sobretodo) miran para otro lado, no quieren trabajar y no quieren problemas. Por eso surgen los de Podemos y los de no podemos (que somos muchos más mirando para otro lado ante la injusticia, la corrupción, la desigualdad, etc). En este país no hace falta un partido nuevo que se aproveche de la mala situación que vivimos y de un gran número de personas en situación de necesidad, para recabar votos y organizar su particular “casta”, a la que van derechos por mucho que la critiquen. Hay innumerables hechos históricos que nos han enseñado que estas posiciones (inmaduras) de ir radicalmente en contra (como si nadie más se hubiera dado cuenta antes) les convierte en eso mismo que están criticando. Tesis, antítesis, síntesis y vuelta a empezar. Lo que postulan en relación con la casta no es posible salvo que se vaya cada uno a una isla y la habiten individualmente (ahí por cierto sí que pueden proclamar el “Fin de la política de externalización de fronteras”, 4.3). Qué fácil es hacer política irresponsable llenando de sueños la cabeza mal formada de tanta gente ignorante en situación de necesidad y de algún que otro cabeza de chorlito que profetiza desde su despachito de la Universidad, sin tener ni puta idea de lo que pasa cuando, por ejemplo, “abres fronteras” (cfr. 4.3). Les invito a que sean ellos los que se pongan delante de esa masa de gente inmigrante en el momento de “Eliminación de las vallas fronterizas” (4.3), y sean ellos las víctimas de asesinatos, robos y violaciones (soy testigo directo y puedo hablar de ello). Que se dejen de gilipolleces y utilicen los cauces legales para denunciar al corrupto, para denunciar la injusticia, para trabajar en vez de hacer política barata (por muchas personas que les voten; por cierto, les recuerdo que también a Hitler le eligieron democráticamente).

 

Para esto me quedo como estoy, consciente de que el sistema es mejorable, pero desde dentro, con hechos, trabajo, denuncias, tribunales, control parlamentario, actividad política sí, pero construyendo desde dentro, no destruyéndolo todo para volver a construir algo que ya existe. En todo este tiempo de democracia, aunque haya algún que otro dinosaurio, todo sea dicho, hay muchas cosas buenas y mucho que mejorar, pero si son ustedes verdaderamente patriotas no nos vengan con mentiras, no engañen al pueblo, no sean ustedes casta anticasta.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.