Archivo de la categoría: Opiniones

La España confinada

Desde que se declaró el Estado de alarma por la pandemia he querido escribir este artículo para Clave Jurídica pero tampoco quería poner ninguna piedra por pequeña que fuera en el zapato de quienes se han irrogado el papel de salvadores de la nación a la vez que han ido dando muestras de absoluta incompetencia, también con la dicción de normas que se han ido acatando con solidaria sumisión. Un caos de consecuencias letales porque después del tiempo que han tenido para pensar y todos los que están a sueldo para ello, han llegado a comprar y descomprar, afirmar que hacíamos más test que nadie y luego era falso que hubiera test, todavía no hay y es fundamental para la desescalada, carencia total de material sanitario, reparto de mascarillas defectuosas, etc., en definitiva diciendo una cosa y al día siguiente otra, para acabar tratándonos de tontos, pues finalmente lo máximo que han reconocido ha sido un error de comunicación y que no se han sabido expresar. Los niños al super y luego no, ha sido un error de expresión, ya. Todo apunta a que si para una cosa sencilla no se han sabido expresar, para la gestión de una pandemia se han ido cumpliendo los peores augurios, y ahí están todos nuestros muertos, incluidos médicos y demás personal sanitario contagiados por falta de material o por resultar deficiente, algunos llegando a perder la vida. En cuanto al confinamiento “estricto” no me ha sorprendido la conducta de la gente porque si se nos pide algo que entendemos solidario lo acatamos como así ha sido, lo que me ha sorprendido es la falta de voces autorizadas ante decisiones del Ejecutivo que, con el debido respeto, vulneran los más elementales principios y derechos de nuestro Ordenamiento jurídico. Habrá quien diga que con tal de salvar vidas humanas y evitar la propagación del virus todo vale pero se equivoca, ya que tras la crisis sanitaria quedan secuelas que de poder evitarse se habrían tenido que evitar. Una de ellas y por ello este artículo, es la vulneración de nuestros Derechos más importantes como el respeto al principio de legalidad, no hay pena sin ley, el Derecho a la libertad de expresión o el Derecho a la libre circulación de las personas, confinadas todavía a día de hoy y llevamos así 42 amaneceres. Tal vez han sido muchas las voces que se han alzado y no me he enterado, pero desde luego en la prensa diaria ni mu, sorprendente, y si no se habla de Derechos Fundamentales ante una situación como la que estamos viviendo es que algo muy importante no funciona. Me pregunto qué es lo que ocurre para que en un país en el que se han llegado a movilizar miles de personas por la muerte de un perro nadie diga nada cuando se pisotean sus más elementales derechos, como la libertad de circulación o de expresión. A los pocos días de declararse el Estado de alarma conversé con una de las pocas personas que se ha conocido que planteó un recurso contra el confinamiento, y recientemente se le ha inadmitido por falta de competencia del tribunal en cuestión que no viene al caso ni citarlo, pero esto sí que se ha publicado y por eso se ha conocido. Vaya por delante que se escribe con absoluto respeto a las medidas de seguridad necesarias para evitar contagios y en especial a nuestros mayores, el colectivo más vulnerable en esta situación de pandemia por la que el Gobierno de España declaró el Estado de alarma por Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo con una serie de medidas que, con el debido respeto, son del todo cuestionables. Por un lado por imperativo del Principio de legalidad, que no permite sancionar por incumplimiento de las medidas que establece el mencionado Decreto, y de hecho se está acudiendo a la Ley de Seguridad ciudadana para sancionar, Ley Orgánica 4/2015 de 30 de marzo, la llamada Ley mordaza, la misma que el Partido en el Gobierno criticó tan duramente a su artífice, el Gobierno de Rajoy. Otra contradicción más. Me vienen a la cabeza escenas de políticos que tan duramente criticaron esta ley e incluso que vienen atacando a las Fuerzas de Seguridad desde hace años, llegando a apoyar públicamente a personas que dejaron tetrapléjico a un policía lanzándole una piedra, y ahí estuvo desde la amiga del actual Ministro de Universidades – por cierto que no se sabe dónde está aparte de cobrando su sueldo – que apoyó al de la piedra hasta convertirlo en víctima, documental incluido, sin que faltara por el circo la presencia del actual Vicepresidente del Gobierno, confeso anticapitalista de chalet comprado con financiación bancaria a golpe de talón millonario y a cuenta de un más que generoso salario que pagamos todas y todos los españoles, dietas y desplazamientos incluidos en plena pandemia. Por falta de dinero para desplazarse a las residencias no ha sido y ahí están sus trágicos resultados, todavía no se sabe el número de ancianos muertos en residencias y que ni siquiera se tienen en cuenta en el triste cómputo oficial diario. Lo cierto es que el grado de discrecionalidad que deja la mencionada Ley de Seguridad ciudadana a los policías es amplio, y si a ello se une que es la palabra del ciudadano/a contra la de la autoridad y que prevalece esta última, concluyan ustedes a la hora de ser denunciado por “resistencia” o “desobediencia” a la autoridad. El mencionado Real Decreto no contempla la sanción a la ciudadana/o, pero se está utilizando como instrumento para sancionar en base a la Ley de Seguridad ciudadana, por desobediencia o resistencia, lo cual habrá que referir a cada caso concreto pero no deja de ser una chapuza legal más y deja toda base para plantear, desde recursos de amparo hasta cuestiones de inconstitucionalidad por vulneración de Derechos Fundamentales, principalmente por vulneración del Principio de legalidad, nulla poena sine lege. Con todo, habrá que estar al caso concreto, siendo evidente que a estas alturas de pandemia si la Policía se topa con un grupo de personas haciendo una barbacoa, de este solo hecho se puede inferir que hay una resistencia o en su caso desobediencia suficientemente grave como para entender de aplicación la Ley de Seguridad ciudadana, pero esto lo estoy escribiendo yo, no lo menciona ningún artículo legal (nulla poena sine lege). Dejando a un lado el principio de legalidad, aunque daría para escribir un libro que leer sin descanso a más de un impresentable políticamente posicionado, quería referirme más especialmente al confinamiento al que nos ha sometido este Gobierno con tanto progre plurinacional “monomarental” y demás palabros que suenan bien para la movilización y la captación de votos aunque no signifiquen nada e incluso supongan un agravio sin precedentes para lo poco que nos queda incólume en este querido país, nuestra propia lengua. No la maltraten más, por favor. El hecho es que el artículo 7 del mencionado Real Decreto se refiere a la Limitación de la libertad de circulación de las personas, obligándonos a permanecer confinados en casa salvo las actividades que menciona como ir al supermercado, etc. Lo de poder hacer ejercicio al aire libre con todas las medidas de seguridad y distancia está prohibido, tampoco se puede pasear libremente, ni circular manteniendo todas las medidas de higiene y aislamiento recomendadas por las autoridades sanitarias. Si se tiene en cuenta que esta medida afecta al Derecho Fundamental a la libre circulación de los españoles y españolas del artículo 19 de la  Constitución no se entiende que se adopte una medida de confinamiento tan restrictiva – y el Presidente del Gobierno encima presuma de ello – que no esté justificada por razones de salud pública. Busquen una sola razón sanitaria en la que basar la prohibición de salir solo a la calle a hacer ejercicio físico con todas las medidas de seguridad. Lo que encontrarán serán razones de salud pública para recomendar precisamente salir a hacer ejercicio, pasear en familia, etc. Así lo han entendido otros países como Alemania o Francia y es lógico. Y además hay más riesgo de contagio yendo a un supermercado que a estirar las piernas libremente por un amplio paseo marítimo o por una vía ajardinada de las muchas que hay en nuestras ciudades. No digamos ya lo de tener metidos en casa mes y medio sin salir a los niños, o a los habitantes de un pequeño pueblo rodeado de plena naturaleza como miles que hay en nuestro país. Se vulnera el Derecho Fundamental a la libre circulación y, precisamente por ello, también se afecta la salud de muchos conciudadanos que, tras una etapa tan larga de confinamiento presentan cuadros de depresión, ansiedad, obesidad, enfermedades del corazón, presión arterial, colesterol, etc. No es excusable una pandemia para que un Gobierno con tanto Ministerio y asesor a dedo haya declarado un Estado de alarma con vulneración del Derecho Fundamental a la libre circulación de las personas. Y esto nos convierte a los confinados en condenados bajo arresto domiciliario sin juicio ni sentencia, por la decisión de un Gobierno que se califica de “progresista”. Lo peor sería que después de esto no pase nada, nadie diga nada ni nadie se haga responsable y dada la mentalidad de quienes nos gobiernan todo parece indicar que la ley es para ellos un obstáculo menos. Para muestra un botón: por poner un ejemplo reciente, nuestro egocéntrico Presidente de autobombo y platillo, estuvo hace unos días insistiendo en los coronabonos que no están contemplados en los Tratados europeos, es decir que no son legales. Se ve que finalmente alguien le hizo caer del burro y nos vino hace escasos días con otra ocurrencia diciendo en la Cámara baja que iba a proponer en Europa dinero para España a “deuda perpetua”, ignorando que el Banco Central Europeo no admite deuda más allá de los 30 años. Así no se puede ir por Europa, tampoco de la mano de quienes la quieren destruir, independentistas radicales, etc. Por cierto que por mucho que le critiquen para representar a España el Rey lo hace mil veces mejor, al menos está preparado, no hace estos ridículos en el extranjero, pero tampoco le dejan. Pues bien, según recoge la prensa, al volver a caer del burro por segunda vez en escasos días nuestro pagado Presidente dio su solución “estrella”: “habrá que cambiar la norma”, por lo que ha de interpretarse que a él la ley, la Seguridad jurídica, le importa un bledo, se cambia y punto. Muy en sintonía con aquello de “exprópiese” del dictador venezolano. Y no estoy exagerando porque se ha aprovechado la pandemia para “colar” la ocupación de viviendas de titularidad privada (claramente atentatorio del Derecho Fundamental a la propiedad privada de nuestra Constitución, artículo 33). No es un bulo. Del mismo modo se ha utilizado este mal llamado Estado de alarma para aprobar la llamada “renta mínima vital”, un cheque para la compra de votos de todos/as aquellas que no quieren trabajar, en vez de utilizar ese dinero en crear puestos de trabajo para que quienes no tienen trabajo se ganen la vida. Y no nos confundan: no queremos contribuir a que gente que no quiere trabajar viva a costa del pueblo trabajador. Se ha elegido además el peor momento, éste en el que nos tienen confinados y no sabemos qué va a pasar con nuestros propios puestos de trabajo para que nos hagamos cargo de otro gasto oportunista más en beneficio del autobombo electoralista y en plena pandemia. Esto no es mirar por el país. Y luego se les llena la boca de aire petulante para decir que vamos a Europa a pedir dinero para España, tras dar hace escasos meses el espectáculo de recibir el avión de la vicepresidenta venezolana que tiene prohibido pisar la Unión Europea, otra infracción legal, ya se ve que resulta más sencillo infringir la ley que “cambiar la norma”. Y eso que estamos hablando de un Doctor en Diplomacia económica que debería saber que la ley es garantía de seguridad y la base de la existencia de un Estado democrático, no es algo que se cambia como quien se cambia de zapatos. Así no. Téngase en cuenta además que la ley garantiza la inversión y que haya personas que permanezcan en nuestro país con sus capitales, de otro modo se van para no volver. Y los capitales son necesarios para mantener el Estado, el mismo que están exprimiendo al máximo quienes nos gobiernan, y ahí está el deficit público de España antes de la pandemia, y me da igual del Partido político que sean. Y hablando de titulaciones, éste es otro caballo de batalla que promete más futuro lleno de titulados analfabetos, y la educación es precisamente el futuro, con indocumentados tampoco la Sanidad sale adelante y si lo hace actualmente es gracias a la preparación de muchas personas y su vocación de servicio, como demuestran y han demostrado muchas y muchos dejándose la piel y la vida en primera línea de pandemia. En definitiva hay vulneración de la legalidad vigente y, lo que es peor, una mentalidad muy preocupante de pasarse la ley por el forro por algunos/as cuando llegan al poder. Váyanse del Gobierno, háganlo por el país, ya han demostrado sobradamente su incapacidad e incompetencia. Lo escribiría también si el Gobierno fuera del Pp, de Vox o de la madre que les parió a todos juntos. Den todos paso a un Gobierno de emergencia con personas preparadas y capacitadas. Háganlo por el pueblo, por las trabajadoras y trabajadores que somos los que tenemos que levantar el país, ustedes ya tienen sus pensiones a cuenta de nuestro sacrificio. Aviso para navegantes: o se movilizan ustedes o de seguirse así vamos camino del punto sin retorno, después de la crisis sanitaria viene la económica, con estas mieles ya saben lo que nos espera, mucha más ruina y mucho menos futuro. NO TE DEJES.

Fernando del Cacho Millán

Postdata. Tras mi anterior artículo “A favor de los Juzgados de Instrucción” el Ministerio de Justicia ha tenido tiempo en medio de la pandemia y de todas las medidas que hay que tomar en evitación del colapso de la Administración, para anunciar la creación de una Comisión de expertos o “sabios” para la elaboración del Anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal con el objetivo de dejar la investigación de los delitos en manos de la Fiscalía, un organismo regido por el principio de dependencia jerárquica, con la desaparición de los Juzgados de Instrucción, totalmente independientes, que hasta ahora se ocupaban de la instrucción de los delitos. Otro gol de déficit democrático auspiciado por este Gobierno que augura nuevas infracciones de Derechos Fundamentales. Así se va vaciando de contenido la Constitución, dejándola en un bello compendio de garantías y derechos para mostrar a la galería, de escasa o nula eficacia práctica, como ocurre en muchos países de Latinoamérica.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

A favor de los Juzgados de Instrucción

Marzo 2020. Cuando se comete un delito se suele iniciar una fase denominada de investigación a cargo de un Juez de Instrucción. A éste le llega la noticia del delito (notitia criminis) bien porque alguien interpone una denuncia o porque la Fiscalía o la Policía ponen en su conocimiento unos hechos que revisten los caracteres de delito y es necesario realizar una serie de actuaciones (diligencias) para determinar quiénes son los autores, cómo han ocurrido los hechos, si se pueden conseguir más pruebas, interrogar a los sospechosos, a testigos, etc. También el denunciante puede interponer la denuncia ante la Fiscalía o la Policía y estos investigan para luego iniciarse la mencionada fase a cargo del Juez de Instrucción. Y es que no siempre que algo que parece que es un delito luego lo es, y otras veces sin embargo resulta evidente que los hechos son delictivos, pero hace falta realizar actuaciones o diligencias para dar con los autores, etc. Nuestra ley además obliga a que el Juez de instrucción que lleva a cabo estas pesquisas no sea el mismo juez que luego juzga a los presuntos culpables con todas las garantías de defensa, inmediación, oralidad, publicidad, etc. Por eso no puede afirmarse que el Juez de Instrucción sea inquisitorial ni inquisidor. El procedimiento denominado inquisitivo o inquisitorial lo protagonizaban antiguamente quienes se dedicaban a perseguir a personas inocentes y luego los juzgaban ellos mismos, cuando ya tenían preconcebida la condena desde un principio pero sobretodo porque se servían más del “etiquetado” o juicio de valor sobre la persona que de los hechos a juzgar. De este modo muchas mujeres fueron a la hoguera por el hecho de ser interesadamente insultadas como “brujas” en una sociedad en la que bastaba el calificativo personal para desahuciar a una persona para siempre. Pueden consultar todavía las actas de condena a la hoguera, estoy escribiendo sobre hechos que sucedieron y que son comprobables. Y aquello que parece tan lejano sigue, mutatis mutandis, practicándose todavía en nuestras sociedades modernas por quienes no han evolucionado mentalmente, se agarran a sus juicios de valor totalmente interesados y ya no hay quien les saque de ellos y de sus prejuicios, se empeñan en que no hay que dar la razón a determinada persona no porque los hechos no se la den y con ellos la ley, sino porque la persona en cuestión es considerada una tal o una cual, aunque haga falta hacerse mucha fuerza para convencerse del calificativo ramplón de turno. Y olvidan, con todas sus cátedras, que en los juzgados de hoy no se juzgan personas, se juzgan hechos a los que la ley aplica una consecuencia jurídica. Acudir al juicio de valor es propio de personas poco formadas, que además gustan de curiosear en la vida privada de los demás, propio de sociedades poco por no decir nada evolucionadas. Pero nuestra ley, con todo lo antiguo que se quiera pero también reformada, supone un revulsivo contra este tipo de actuaciones y los jueces de instrucción no investigan a personas por el juicio de valor con las que se las etiqueta. Se centran en los hechos y les aplican la consecuencia jurídica, deciden si hay suficientes indicios para remitir las actuaciones a otro juez para celebrar el juicio y punto. Y las Audiencias Provinciales no se niegan a revisar los Autos de los jueces de instrucción que ordenan la continuación de las actuaciones o confirman su archivo y muchísimo menos contra ley. Hace falta caer en lo irrespetuoso y estar muy alejado de la práctica forense para afirmar lo contrario, hay muchas personas trabajando y muy bien para hacer afirmaciones tan injustas.

Así las cosas los jueces de instrucción han desempeñado y desempeñan una labor encomiable en un procedimiento en el que el justiciable no se encuentra solo, tiene una defensa y además puede recurrir las decisiones importantes del juez encargado de la investigación de los hechos. De hecho cuando el juez de instrucción entiende que ha concluido la investigación y debe seguirse la causa a juicio dicta, por lo general, un Auto denominado de pase a Procedimiento Abreviado que puede recurrirse ante la Audiencia Provincial y de hecho se recurre en muchas ocasiones.  Además de ello las actuaciones o diligencias de la fase de instrucción se realizan con absoluto respeto a las garantías y defensa de los “investigados”. Quiero decir con ello que tenemos un proceso muy garantista y que calificar al Juez de instrucción de inquisidor hoy en día resulta no sólo faltar a la verdad sino un acto irrespetuoso e injusto hacia muchas personas que trabajan y muy bien en esta fase del procedimiento penal.

Por otro lado los fiscales no son convidados de piedra en la actual fase de investigación sino que también informan al juez sobre los recursos de los investigados/as, pueden proponer diligencias, solicitar el sobreseimiento y archivo, etc. Ahora bien, pretender que la fase de investigación (antigua instrucción) pase a depender de la Fiscalía es otra cosa y sus defensores silencian una circunstancia muy a tener en cuenta: los fiscales están sometidos al principio de dependencia jerárquica de modo que si un superior les insta a que persigan y acusen lo hacen en pro de la denominada unidad de actuación y lo mismo si les insta a no perseguir o a no acusar. El Juez de instrucción no depende jerárquicamente de nadie, es totalmente independiente. A partir de aquí que cada cual saque sus conclusiones.

Recurrir a que la Ley de Enjuiciamiento Criminal es antigua es otro recurso fácil y manido, lo antiguo no es necesariamente anacrónico, la ley ha sido objeto de reformas, lo puede seguir siendo y, con el debido respeto, ofrece una Exposición de Motivos de D. Alonso Martínez que ya les gustaría a muchas y muchos que no tienen otra cosa que hacer poder hoy escribirla como la escribió él entonces. Lo de que en otros países como Alemania la Fiscalía es la dueña de la investigación es otro recurso típico del complejo de déficit democrático que todavía tienen algunos/as en este país. Tampoco es la Fiscalía que tenemos nosotros, y no quiero decir que sea mejor ni peor, pero tampoco la Presidenta de ese país se permite decir en público lo que sobre ella ha dicho quien preside el nuestro, y no pasa nada, que en esto está la gran diferencia, puestos a comparar.

Por último, no faltan quienes postulan la desaparición de los jueces de instrucción mirando por sus propios intereses y el de una generalidad de personas, a no confundir con el interés general que es otra cosa, pues una derogación de tal calibre en la Ley de Enjuiciamiento Criminal les pone en el trampolín de darnos muchas conferencias, vendernos el Manual, los códigos comentados, y por supuesto de beneficiarse de los fondos públicos destinados a la elaboración e investigación del nuevo Code. Por sus comentarios y actuaciones mejor háganse el favor a sí mismos de no volver mañana.

FERNANDO DEL CACHO MILLÁN

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

La España robada

Son tiempos en los que la referencia al pasado resulta con demasiada frecuencia, en el mejor de los casos, algo que causa indiferencia y, en el peor, algo que se ignora. En el medio se sitúan todas aquellas y aquellos, y no son pocos, que acomodan el pasado a lo que les interesa, de modo que la Historia se convierte en un instrumento presente para alcanzar sus objetivos de futuro, pero siempre que sea un futuro inmediato, casi presente, porque si en el futuro cercano hay que desdecirse se desdice y no pasa nada, a nadie le importa ya lo que se dijo o hizo, o bien se ignora directamente y ya está. Sólo nos lo recordará el político ramplón de turno en una utilización para su interés electoralista, cuya frecuencia aumenta al ritmo de anuncio de elecciones, y llevamos cuatro en cuatro años. Nos dicen además que son profesionales, y deben entenderse por tales los que viven de esto, de modo que sin esto no viven, y que yo conozca son la mayoría, en un cruce de reproches del “y tú más”, sea Gürtel, Eres de Andalucía, pujolismo nacionalista, etc. y lo que queda por robar, sea prometiendo el paraíso independentista, el asalto a los cielos o lo que haga falta, la cuestión es decir lo que más conviene en cada momento para seguir ahí, chupando del bote, aunque sea a costa de destrozar hasta los adoquines de la calzada. Y en esta miopía política de irresponsables llega un momento en el que no sabemos a quién votar, ya no sólo nos roban materialmente cada vez que llegan al poder sino que nos están robando y nos estamos robando algo más importante, la Democracia, ésa que con todos los defectos y críticas que se quieran hacer – ahora es más fácil – nos ganamos con una Transición ejemplar hacia una convivencia en la que hemos cabido todas y todos con todas nuestras ideas y nuestras ilusiones, y no estoy haciendo apología de la Monarquía, pero convendrán en que si cuarenta años después no somos capaces ni de investir al Presidente del Gobierno es porque no estamos preparados para nada más propio de una madurez democrática, como sería por ejemplo una República, y no lo escribo en el estricto sentido del término, ni mucho menos para alentar independentismos, sino por lo que ésta representaría y quiso representar ya en el pasado: la igualdad de oportunidades para todas y todos de alcanzar puestos y cargos de responsabilidad basándose en los méritos personales y no en la ayuda de mamá y papá, de los “contactos” y de toda la herencia franquista que nos dejó un pueblo de sirvientes voluntarios, hasta hoy. Por cierto que de esta herencia franquista del apadrinamiento y del servilismo no se escapa nadie, a un lado y a otro de la esfera política, incluidos nacionalistas e independentistas, los más franquitos de todos por cierto, mal que les pese, a los hechos me remito, asiento en el primer banco de la iglesia incluido. Y de los padrinos y vasallos a la corrupción no hay ni medio paso. La investidura del Presidente del Gobierno, por muy trepa que sea, no puede quedar en manos de un puñado de exaltados contrarios a las leyes y por tanto a la Democracia, de la que viven a base de nuestro dinero y esfuerzo por mantenerles en nuestras instituciones para que puedan seguir expresando sus ideas (a ver si en Alemania les darían voz y voto, tanto que presumen de Democracia), minoritarias por cierto, y aquí el deber del partido político mayoritario en la oposición es el de facilitar el Gobierno absteniéndose en la votación, en un gesto por preservar los pilares de la Democracia que todavía estamos construyendo, y es en esto en lo que deberían pactar y darse el abrazo, no pasa nada, no van a perder votos si tanto les preocupa, lo que van a hacer es quitarles las alas a los cuatro paletos que chantajean a todos los españoles y españolas con sus consignas fascistas e imposiciones a pie de calle, que ya ni pasear nos dejan, ni llevar a nuestros hijos al colegio sin que los señalen, ni dejan de comer la cabeza a los niños en el odio a España y a lo que haga falta, que esto debería estar penado por ley, al igual que todo adoctrinamiento infantil. El problema de España y de los españoles, entre otros, no es sólo de mentalidad, es que no conocen su Historia, no saben que Franco mandó fusilar a quien fuera superior jerárquico, al General de la República (que por cierto no era precisamente rojo comunista) que metió en la cárcel a los independentistas que infringieron las leyes de la Segunda República de España en 1934 (año de la proclamación del Estado Catalán dentro de la Segunda República de España), no saben que quien huyó entonces a Bélgica fue el Jefe de los Mosos mientras el President iba a la cárcel, no saben que el Cuerpo de Asalto del Ejército republicano ya tuvo que reprimir las revueltas de radicales y fanáticos por las calles de Barcelona y encañonar el Palacio del Presidente de la Generalitat hasta su rendición, y no saben que en esa España de los años 30 había gentes de ideas conservadoras pero también de ideas contrarias que eran patriotas y defendían la unidad de España. Todo eso y mucho más, no lo saben. Y como no hemos aprendido de nuestra Historia más reciente volvemos a caer en los mismos errores. Aquellos que han surgido ahora defendiendo con tanto entusiasmo la unidad de España, con sus consignas militares y sus corifeos legionarios, son los primeros que están poniendo las bases para destruirla, por su miopía y por su ignorancia, por su incapacidad para comprender que antes que Franco España era una, que también había y hay patriotas que no son de derechas y que defendieron y defienden la unidad. Ni unos ni otros son capaces de darse cuenta que con su falta de entendimiento y sus posicionamientos hacia los extremos nos roban España, por mucho que unos y otros paseen la bandera española. Los unos para recabar votos y después ponerse a ceder ante independentistas y enemigos de la ley, de la Democracia y de la unidad de España, y los otros por su monopolización de todo lo que se refiera a España, como si sólo a la derecha más recalcitrante le perteneciera, muy al estilo de lo que consiguió Franco: todo el que no estuviera con él era rojo comunista y contrario a la unidad, de modo que enarbolar la bandera de España se convirtió y todavía hoy, en un símbolo del franquismo, que nos robó y nos sigue robando España a los que no éramos ni somos franquistas y mucho menos “bajo palio”. No parece tampoco que los dos grandes partidos políticos se den cuenta de que con su falta de entendimiento por España están siendo fagocitados por sus verdaderos rivales políticos que son precisamente los que tienen a su lado, y que se van al extremo irreconciliable y utópico, unos ya  “en coalición” y los otros no tardarán en hecerlo a la siguiente oportunidad que les den las urnas. En definitiva, aparte del miedo que tienen todos a perder votos – y eso que algún partido se ha estrellado por ello o mejor dicho, por querer ganarlos – falta talante democrático y altura de miras para pactar con el contrario por España, por apuntalar las bases de la Democracia española para seguir creciendo y sobretodo para darse cuenta de que lo que están haciendo es robar España a todas las españolas y españoles, conduciéndonos a la inoperancia gubernamental, al fracaso económico y a la dependencia en independentistas, valga la paradoja, y así resulta la España robada.

fernando del cacho millán

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Carta de Adolf a Barley

07.04.18. Sehr geehrter Frau Barley, hace tiempo que vivo en España porque aquí, como les pasa a otros tantos miles de Adolfs como yo, podemos asociarnos con el ideario político que queramos, aunque se trate de un ideario nazionalista hasta ahora prohibido por las leyes alemanas (según el artículo 86.1.2 del Código penal alemán, en adelante StGB). Habíamos perdido toda esperanza hasta que por fin usted, como Ministra de Justicia y no como una compatriota nazionalista más, ha manifestado públicamente que somos libres y que Alemania es un país libre. Se supone que no hacía falta que lo dijera pero, le hemos entendido, “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, como dicen aquí en España, y aunque no sea un refrán alemán, no se preocupe que lo alemanizaremos también, le vamos a ayudar. Me acojo a sus palabras de libertad para formar un partido político que pueda defender la idea de una Baviera independiente (prohibido con prisión por los artículos 86.1.1 y 84.1 StGB). Libres para declarar la independencia de Baviera mediante un referendum ilegal (penado con prisión por los artículos 107 a y 82.1.1 StGB). Libres para adoctrinar en el nazionalismo a niños en las escuelas con dinero público (prohibición ex artículo 86.1.4 StGB). Libres para obligar a los niños a ir a las manifestaciones nazionalistas y ponerlos de escudos delante de los policías (ídem artículo 240 StGB). Y libres para imponer nuestro ideario, a las minorías y a las mayorías, y por supuesto para excluir de nuestro país a aquellas personas que no hablan nuestra lengua y que no piensan como nosotros (ex artículo 241 a StGB). Usted lo ha dicho, si somos un país libre nos tienen que dejar votar por la vuelta al nazionalismo. Otra cosa, su apellido no suena muy alemán que digamos, parece más bien anglosajón, aquí en España se permite traducir el apellido a la lengua del lugar, así que va a tener que ir pensando otro más bávaro, si quiere ir simpatizando con nuestra gente. Será fácil también en un país libre ir con algún distintivo que nos caracterice (prohibición con prisión según artículo 86 a 2 StGB). Y una última cosa, cuidado con los pro europeos, son el principal enemigo que tenemos, llevan mucho tiempo trabajando para no dejarnos ni alzar la voz, eso ¿cómo se entiende en una democracia nazional como la nuestra? Si nos da la libertad para adoctrinar a las masas en el nazionalismo se acabó Europa. Gracias por el interés que ha demostrado en sus últimas intervenciones para que un país de la Unión Europea no aplique sus leyes anti nazionalistas. Va usted por el mejor camino para nuestros intereses, que el poder político y el judicial se confundan. Insistimos: cambie pronto su apellido y lo veremos como un gesto hacia nosotros. No le fallaremos. Como aquí en España está permitido y no es delito castigado con hasta tres años de prisión (según artículo 83 StGb), le saludo con el brazo en alto. También le pido disculpas por no escribirle en nuestra lengua pero comprenderá que me siento más seguro para evitar que alguien piense que estoy haciendo algún tipo de apología o de señal prohibida expresamente por la actual legislación. Sólo estoy pidiendo diálogo y soy perseguido por ello. Esperamos con anhelo las reformas de todos los artículos que le he ido indicando. Le iremos dando más indicaciones una vez haya cumplido con la tarea encomendada por el pueblo. Sabemos que tiene mucho trabajo, pero nos hará libres. Cuando empiece con todas las reformas legislativas de los artículos que le estamos indicando, preocúpese también de sustituir a los miembros del  BundesVerfassungsGericht, el colmo es su última Entscheidung (16.VII.2016) contra el Reino de Bavaria (existente hasta 1871), son magistrados que siempre han ido contra nosotros y no nos dejan ni formar un partido político de auténticos nazionalistas. ¿Pero qué democrazia es ésta que no nos permite ni formar un partido político en un país libre? Aquí en España sí se puede e incluso hay dinero público para que en las escuelas se adoctrine a los niños en el nazionalismo más radical, qué acierto para nuestros intereses. Usted que por fin se ha atrevido a hablar como política de lo que hacen los jueces, debe seguir por este camino. Por eso, en una segunda fase ya le adelanto que al futuro Presidente de la Bavaria independiente le refugiaremos en Cáceres, hay buen queso y vino para que se pasee por ahí dando mítines, así que vaya llamando a su homónimo español para que respalde la futura decisión de la Audiencia Provincial de Cáceres de no extraditar a nuestro futuro presidente, aquí en España el nazionalismo radical alemán no es delito, salvo que se emplee tanta violencia que obligue a claudicar a Ángela Merkel. Siempre de nuestro pueblo y para nuestro pueblo, ya sabe que los demás sólo cuentan en la medida en que sirven a nuestros intereses, los únicos legítimos, por la libertad de nuestro pueblo queremos el diálogo, pero con diálogo o sin diálogo votaremos, con ley, sin ella o en su contra votaremos, para eso somos un país libre, viva la libertad!!!

Adolf

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Catalunya y el derecho a decidir

25.IX.2017  Parece de obligado cumplimiento en una editorial como ésta, dedicada al comentario jurídico de noticias de actualidad, hacer referencia a los acontecimientos que están sucediéndose en Catalunya a pocos días de celebrarse un referéndum y de proclamarse por fin la independencia de un país oprimido, invadido, incomprendido, al que le están robando desde hace muchos años y que, recientemente,  ha sido tomado por las fuerzas de orden público españolas que se empeñan en vulnerar sus derechos fundamentales, entre otros, el derecho de un pueblo a decidir. Precisamente negar este derecho es negar la democracia, como dice hasta un conocido piloto de motos y si lo dice uno de éstos, que saben de rodar y rodar, y otros que salen en la tele, debe ser verdad. No obstante, vayamos al Derecho Internacional y está claro que el derecho a decidir no sólo está reconocido sino también el derecho de autodeterminación, faltaría más, sólo falta concretar si se dan las condiciones para Catalunya, seguro que sí porque fue colonizada, fuera las colonias españolas del Mediterráneo, que aquí no nos para nadie, de momento centrémonos en Catalunya, ya les llegará el turno a Ceuta y Melilla. Por fin vamos a olvidarnos de España, ya está bien del Estado español, de la transición del 78, de la herencia franquista, y de todos los fachas españoles que se empeñan en que Catalunya no sea libre y su pueblo no pueda votar, ya está bien, prou. Volvamos al año 1934 en el que ya se declaró el Estado Catalán o al siglo XVIII o a las anteriores declaraciones de independencia. En definitiva, retrocedamos y de España olvidémonos, ni pronunciar este nombre, me niego a seguir escribiendo utilizando cualquier término con esta raíz, yo la eliminaría hasta del diccionario libre lingüístico de la nueva Catalunya.

Olvidada por fin España surge una cuestión ¿Por qué si está todo tan claro Europa no reconoce el referéndum ni el derecho a decidir en Catalunya? ¿Es que el tantas veces invocado Derecho Internacional, que nadie se ha leído por cierto, consiente que se estén vulnerando tan flagrantemente los derechos fundamentales por las fuerzas invasoras? Alguno llega a afirmar que nuestras embajadas catalanas en el extranjero a cuenta del erario público (de todos los españoles por cierto) han fallado, no han sabido vender la burra porque no han conseguido ocupar escuelas extranjeras para el adoctrinamiento de niños en una historia inventada y en el odio a todo lo español y esto desde luego ha sido un fallo, pero debe haber algo más porque una cosa tan clara como el derecho a decidir y la democracia debería ser reconocida en Europa.

Como parece que esto de ir de pacifistas vende bastante no se preocupen, hay una solución, no hace falta reunir a dos mil personas para impedir a unos policías hacer un registro, ni machacarles los coches, ni acosar y coaccionar a muchos catalanes que opinan de otra manera, ni sacar a niños de las escuelas para manifestarse, ni señalar a los niños que no van a esas sentadas, ni utilizar la lengua como un instrumento de incomunicación, de exclusion social, etc. Aunque parezca increíble la solución es mucho más pacífica todavía que todo lo anterior: ante las resoluciones del Tribunal Constitucional español que niegan el derecho a decidir y tantos derechos fundamentales hasta destruir la democracia, y siendo además algo tan evidente, se puede recurrir a tribunales europeos supranacionales, esto es, a aquellos que están por encima de los tribunales españoles. Por poner un ejemplo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos obligó al Tribunal Supremo español a rectificar sus resoluciones para poner en libertad a presos etarras. Y es que negar que estamos en Europa es negar la evidencia, y retroceder al año 1934 para reclamar la independencia un anacronismo, ya no tiene sentido, así que habrá que acudir a las leyes europeas y a sus tribunales (esto es el Derecho internacional), que seguro que si han sido capaces de liberar a presos etarras lo serán también de reconocer algo tan fundamental como la libertad y la independencia a un pueblo invadido, no se sabe desde cuándo, y también oprimido, vejado, maltratado y, en estos últimos tiempos, víctima de fuerzas invasoras contrarias a la democracia.

Si les preocupa el dinero que les puede costar el recurso ante un tribunal europeo, algo que ya se ve importa mucho a los síndicos electorales catalanes que van renunciando para no pagar, no se preocupen porque somos muchos los voluntarios catalanes y extranjeros que estamos dispuestos a redactarlo gratis con todo tipo de pruebas hasta el último detalle, pues sabemos que contamos con toda su ayuda para probar la ocupación española de Catalunya, para probar asimismo todo el dinero que el Estado español ha venido robando y está robando a Catalunya, para probar incluso que Catalunya es otra cosa que nada tiene que ver con España, y puestos a probar intentaremos también que el tribunal europeo nos autorice una comisión de técnicos para determinar con toda exactitud el lugar histórico de la Cerdaña en el que Dalí puso un huevo y en definitiva para que un derecho tan básico como es el derecho a decidir sea reconocido. Es tan evidente que si lo llega a visualizar un piloto de motos no digamos ya todo un tribunal europeo, y de este modo con su sentencia de obligado reconocimiento en toda Europa podremos ir tranquilos a votar. De momento, tal y como nos han montado el referéndum es mucho más difícil y más desconcertante, hay que sortear policías y manifestantes, pacifistas y no tan pacifistas, y uno se enfrenta a la aplicación de la ley española,  de nuevo a la ocupación, se crea más fractura social, se está perdiendo mucho dinero y mucha gente se quiere ir, no quieren ser señalados por opinar diferente, ni quieren vivir en una bronca continua, se destruye Catalunya, se pierden inversiones, puestos de trabajo, oportunidades de crecer, de convivir en paz, de hacer una Catalunya libre y progresista, tomada por los mismos antisistema que viven del dinero que les da el sistema (lo de éstos es el colmo de la contradicción y la ignorancia hasta la perversion), etc.

Los dirigentes catalanes que han preferido la opción del referéndum circense y no la del procedimiento legal para el reconocimiento del derecho a decidir y a votar en un referéndum de reconocida legalidad en toda Europa, tienen una responsabilidad que les debe ser exigida. Con todo conocimiento previo, nos han abocado a votar como si fuéramos delincuentes, saltando policías y manifestantes, soportando una presión en la calle que se hace inaguantable, soportando el oprobio de ver señalado a un hermano, a una hija, a una madre porque opina de otra manera, padeciendo la vergüenza allende fronteras del paletismo que fluye por sus venas, así no queremos votar por una Catalunya libre. Si se vota se tiene derecho a hacerlo con todas las garantías, así no, esto no es votar, esto es alimentar la bronca en la calle para un referéndum que al fin y al cabo de celebrarse no tiene ningún reconocimiento legal ni en Europa ni en ninguna parte del mundo, pudiendo haberlo tenido por la vía legal europea, ahora que les da por invocar el Derecho Internacional. ¿Por qué están actuando así?

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Contra la violación de España: ley y unidad

21.01.16. Se quiera ahora o no, en el año 1978 nos dimos una Constitución, una ley, para “… los pueblos de España…” (Preámbulo) y con esta Carta Magna hemos funcionado durante más de treinta años, es un hecho, no lo vamos a discutir. A su amparo se constituyeron parlamentos autonómicos, se garantizó la expresión de la voluntad popular a través de las urnas y se sigue garantizando incluso la voz y el voto de aquellos que se llaman anticapitalistas y antisistema, aunque luego hagan todo tipo de piruetas y alianzas más que sospechosas para que el sistema les abone los millones de euros que les corresponden como grupo parlamentario, cuantos más millones mejor. Mucho hablar pero cuando llega la mosta no perdonan, es lo que hay. En la Constitución también nos dimos los mecanismos para reformarla (artículos 166 y siguientes). Aunque parezca de perogrullo, es evidente que para sacar las urnas y votar hay que regular (por ley, en este caso electoral) qué se pregunta, quienes pueden votar, cómo es el recuento de votos, quiénes cuentan los votos, cómo se les elige, etc. Se convendrá en que sin ley nada es posible en un Estado de Derecho, precisamente por eso, porque es de Derecho, es de ley; otra cosa serían otras formas políticas como la del Estado Islámico o la dictadura de Maduro, ésa que envidian algunos que dicen van asaltando cielos; ni siquiera para las expresiones trasnochadas que utilizan han sido originales, más o marx de lo mismo, agua muy pasada que llega a la putrefacción, no la beban, por muy cristalina que la vean.

Pero tan importante o más que una ley para sacar las urnas a la calle es la ley que garantiza que eso que se va a votar se va a reconocer, se va a cumplir. De otro modo, ¿para qué ir a votar si lo que se vota no tiene ninguna eficacia? Pues bien, precisamente por ley, por un Tratado Internacional, España pertenece a la Unión Europea y está sometida a sus leyes, es un hecho real, se quiera o no se quiera ver. Y ello nos reporta innumerables beneficios, se podría incluso decir que la supervivencia en un mundo marcado por la economía, se quiera o no, por la defensa ante el terrorismo internacional, por poner un ejemplo; también tenemos una moneda común más poderosa para poder competir, un status jurídico, incluso Tribunales supranacionales que también garantizan el cumplimiento de la ley en España y si no repasen las últimas resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el cumplimento de condenas a terroristas etarras, enmendando la plana al mismísimo Tribunal Supremo, por mucho que duela. Hay ley y si no se cumple en España, Europa se encarga de que se cumpla, no lo duden, a los hechos me remito. Que se lo pregunten también a los griegos antitroika que ganaron las elecciones, no sé exactamente el trecho que les queda para tomar el cielo al asalto, pero debe quedar bastante todavía, por intentarlo que no quede, allá ellos y los que quieran engañarse. En todo caso que en España empiece la gente a darse cuenta de que algunos demagogos están ofreciendo pan y calefacción para conseguir votos y luego no es ésa la “emergencia”, ni pueden cumplir con lo que están diciendo.

Sin ley no puede haber Democracia, habría caos. El Estado de Derecho garantiza que haya Democracia o, dicho al revés, la Democracia se basa en la ley y en su cumplimiento. Y esto en España ya no es una cuestión nacional ni plurinacional, como la llaman mal algunos, sino una cuestión europea, supranacional. Por cierto que en España no hay naciones, en el sentido jurídico de la expresión nación, quien habla de plurinacionalismo o no sabe lo que dice o miente, y todo apunta a que una mentira más no debe importar mientras dé votos. España es sujeto de Derecho reconocido internacionalmente; Navalcarnero no, por mucho que sus habitantes saquen las urnas a la calle para decidir (no democráticamente porque no hay ley que les ampare) el fin de la ocupación española, o la anterior musulmana o incluso la de los mismos visigodos que no parecían tan beligerantes ahora que a algún muyaidín le ha dado por recuperar Córdoba, no sabemos si como resultado de sus urnas, pero seguro que si las saca a las calles de su pueblo votan todos a favor, faltaría más, siempre será mejor para sus intereses, y si hay que apelar a la Historia se apela, que fundamentos históricos consistentes no van a faltar, empezando por la propiedad de los muros que rodean aquella ciudad, que todavía lleva las marcas de las manos de sus antepasados. No nos vengan con milongas. Hoy en día, sacar las urnas sin una ley que lo ampare reconocida en Europa es un ejercicio vacuo de paletismo que no tiene precedentes allende fronteras. También una irresponsabilidad muy grande. Se está engañando al pueblo, pero también parte del pueblo quiere ser engañada porque quieren creer que así van a salir ganando sus intereses particulares de ave de corral, y por eso están hasta dispuestos a creer en aquella gran invasion que nunca se produjo o en el huevo que puso Dalí en la frontera con Castrourdiales, prueba de que allí pasó algo histórico y como tal debe ser reivindicado, con ley o sin ella, como dijo otro farsante que ha acabado por la puerta de atrás con la marca de la bamba en el trasero, y lo que le queda, le está bien emplerado.

Detrás de este ejercicio irresponsable de populismo electoralista, están los de siempre, los que alientan a la desobediencia, a la ilegalidad, al sentimiento ignorante, apelando incluso al odio, prometiendo que van a infringir la ley, que van a violarla, no puede haber una expresión más acertada. Lean un poco de Historia reciente y consulten los archivos históricos que narran con total objetividad lo que pasó en una ciudad de la Península ibérica – y con esta expresión no herimos los últimos sentimientos de algunos/as – cuando los anarquistas la tomaron. No hace tanto tiempo. Pero que no se engañen, son los mismos pero estamos en otros tiempos, ahora somos Europa con todas sus leyes, por fortuna pero también porque muchas personas se dejaron la vida luchando por conseguirlas, respétenlas, no se sirvan de ellas para violarlas.   Cuando se actúa contra la ley se dice que ha sido violada, es una acepción juridica que no puede ser más expresiva, más fuerte: violar. Utilizada también jurídicamente para significar la acción de abusar sexualmente de una persona contra su voluntad.

Ahora ya no vale, puños en alto por muchos que sean (que encima no son tantos), decir que nos pasamos la ley por el forro, que es lo mismo que violarla, ni tampoco vale afirmar que como unos cuantos de un pueblo deciden por todos los demás que hay que infringir la ley, pues entonces sea. Por cierto que esa ley que infringen y anuncian públicamente que van a infringir es la misma que les ha dado todo lo que tienen hasta ahora, incluido su mismo Parlamento. Somos así de cafres, de ignorantes. Y es que en España hay un concepto equivocado de la ley, precisamente por ignorancia. En otros sitios la ley es sagrada, se hace cumplir a toda costa, se sabe que es la garantía de seguridad, de igualdad, de civismo. Aquí parece que sólo está para cumplirla por temor o en caso de duda. No quiero tampoco ignorar a algún que otro carca que concibe la ley como algo subordinado a su moral, que por cierto va cambiando según los intereses del momento, de modo que cuando la ley va en contra de lo que concibe como un bien ultraterreno, entonces no la cumple, y eso que para conseguir dinero su moral no tiene ninguna cortapisa. Pero con todo ello y más, se quiera ver o no, España está blindada por ley nacional y europea, y tenemos todo el derecho a defenderla y a exigir que se respete. Si alguien quiere cambiar algo que vaya por el camino legalmente previsto, que no se equivoque ni se engañe ni engañe a los demás, no hay otro.

Pero si en España no falta ley que la protega, hay que reconocer que falta patria y ésta es, con alguna otra carencia de no menor calado, lo que explica qué está pasando. De seguir así, llegaremos a hablar de la reivindicación del cantón de Cartagena, al tiempo. Y falta patria porque no se ha rescatado la Historia reciente de España, no se han desenterrado ni nos han dejado desenterrar a muchos patriotas que no eran ni franquistas ni separatistas, ni azules ni colorados, y con ellos se quedó la patria que tanto nos hace falta, ahora especialmente. Por eso hablar de patria española se sigue asociando a la dictadura. Falta patria porque hemos dejado que, durante años, se manipule interesadamente la Historia en la escuela pública y se adoctrine a muchos niños en el odio a un país en el que cabemos todos. Por cierto, ¿en qué mente cabe infundir odio a un niño? ¿Y miedo? No estoy hablando de suposiciones, desafortunadamente. Vayan a determinadas escuelas y colegios y pregunten a los niños. Falta patria porque hemos dejado que la grosería de un monumento a un dictador se perpetúe en el tiempo como si no pasara nada, mirando para otro lado, bendiciones incluidas. Y falta patria porque en tu propio país no puedes ir con una bandera sin que te tilden de facha. Vayan a cualquier país de Europa y enseguida respirarán patriotismo y les va mucho mejor. Me viene a la cabeza la demostración de patriotismo de los franceses tras los tristes atentados de París y no puedo evitar recordar el 11 M y el espectáculo que dimos, mejor ni mentarlo, es muy doloroso. En España hace tiempo que mucho aldeano presume de aldea excluyente, así estamos y por ahí van muchos, con toda la dosis de ignorancia que les cabe entre las dos orejas, lo que da por resultado lo que en algunos sitios ha llegado a la esquizofrenia de vivir durante meses pendientes de no se qué asamblea de personas que se autocalifican como antisistema y anticapitalistas, a la vez que no pierden oportunidad de asociarse con quien sea y dentro del sistema con tal de medrar y engrosarse la buchaca, que cobrar están cobrando un capital. Pero no se equivoquen, se puede y se debe hacer patria en España, y se hará, ya es hora, tenemos todo el derecho, la ley nos ampara y Europa también.

 

P.D. Quien ha escrito este artículo no ha votado nunca al PP.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...